En nuestra web utilizamos cookies para análisis, y contenido personalizado. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso.
CERRAR
Lunes 10/12/2018

Últimas noticias

27/04/2016

Taller de desbridamiento larval

Conoce el uso de gusanos para la eliminación de tejido muerto y esfacelo de la superficie de las heridas

El próximo 18 de mayo, a las 17 horas, tendrá lugar en el salón de actos del Colegio de Enfermería de Alicante un taller de desbridamiento larval, actividad organizada por el CECOVA en colaboración con SDOMedical para dar a conocer las características y beneficios de la denominada terapia de desbridamiento larval (TDL).

La TDL describe el uso de gusanos, más precisamente larvas de la mosca verde Lucilia sericata, para la eliminación de tejido muerto y esfacelo de la superficie de la herida (desbridamiento). Debido a su selectividad para el tejido muerto, también se conoce como biocirugía.

Las larvas de esta especie necrófaga se han utilizado desde la antigüedad, y, más recientemente, en la década de 1920, en los albores de la era de los antibióticos, para limpiar heridas crónicas que no cicatrizan en un intento de iniciar el proceso de cicatrización. Hoy en día, la TDL se utiliza cada vez más en respuesta a los retos planteados por el aumento de bacterias multirresistentes, que pueden estar presentes en las heridas crónicas.

 

Cómo funciona

La terapia larval se cree que tiene un efecto directo en al menos tres de los componentes del esquema TIME: elimina el tejido no viable efectivamente, ayuda a combatir la infección mediante la reducción de la carga biológica, y ayuda a normalizar el cierre de la herida, facilitando el proceso de remodelación. Los efectos de la terapia larval en el sistema del complemento pueden normalizar la inflamación prolongada, a menudo considerada como un obstáculo para la cicatrización. Un efecto indirecto de la TDL es que el balance de humedad también puede ser normalizado. El exceso o la mala calidad del líquido en la herida a menudo vienen causados por una infección, tejido muerto gangrenado y exceso de escara en la superficie de la herida, e inflamación.

El desbridamiento se logra por la acción de enzimas proteolíticas, que son secretadas por las larvas. Estas enzimas licuan material proteínico en la superficie de la herida, que a continuación es absorbido por las larvas como nutrición. La acción de las enzimas de las larvas se limita al tejido muerto; el tejido vivo en el lecho de la herida, incluido el tejido de granulación, no se ve afectado. Este proceso selectivo es una de las principales ventajas de la TDL, ya que salva el tejido sano necesario para la cicatrización. Las bacterias contenidas en este material son eliminadas al mismo tiempo por las larvas, es decir, la carga biológica se reduce. El efecto antibacteriano de la TDL es aún mayor por la secreción de factores bactericidas, consistentes en péptidos pequeños estables al calor. Además, las secreciones de las larvas pueden prevenir la formación de biopelículas y reducir las ya formadas.

La remodelación y la reepitelización son fomentadas asimismo por las enzimas proteolíticas contenidas en las secreciones de las larvas. Se ha demostrado que estas enzimas promueven la movilidad de los fibroblastos y queratinocitos. La acción antiinflamatoria de las secreciones de las larvas ha sido demostrada en investigaciones de laboratorio; sin embargo, el mecanismo subyacente todavía no es totalmente claro. Aunque estudios clínicos recientes han demostrado la eficacia de desbridamiento de la TDL, los efectos antibacterianos, de cicatrizantes y antiinflamatorios se basan meramente en una amplia experiencia clínica. No obstante, hay disponibles estudios bioquímicos convincentes que describen los modos de acción de la TDL y por lo tanto apoyan las observaciones clínicas.

 

Modos de aplicación

La terapia de desbridamiento larval se puede aplicar con larvas libres o en bolsa. El número de larvas a aplicar sobre la herida es de 8 a 10 por cm2 de área necrótica o escarificada. Las larvas se pueden dejar sobre la herida durante cuatro días. Según la cantidad de tejido muerto, debe lograrse una herida limpia después de 1 a 3 aplicaciones.

 

Larvas libres

En el caso de las larvas libres, se aplica un apósito o "jaula” para evitar que las larvas se escapen. Aunque consume más tiempo, esta puede ser la aplicación más adecuada para heridas con forma irregular, con bordes socavados y túneles.

 

Larvas en bolsas – BioBags

El uso de larvas contenidas en un dispositivo similar a una bolsa hace que la aplicación y la eliminación de las larvas sean significativamente más fáciles para el personal clínico. Las larvas se colocan en BioBags de diferentes tamaños, que consisten en una red de poliéster y un cubo de espuma de PVA que actúa como separador. Las secreciones larvales penetran a través de la red y el material proteínico licuado es absorbido por las larvas. Las BioBags se colocan simplemente sobre las áreas de las heridas a desbridar y se cubren con un apósito secundario apropiado. Las BioBags se pueden dejar en la herida durante un máximo de cuatro días. Las investigaciones han demostrado que las larvas libres y en bolsas son igualmente eficaces en términos de desbridamiento de heridas.

 

Taller de desbridamiento larval

Fecha: 18 de mayo

Hora: 17:00 h.

Inscripciones: Ventanilla única